jueves, 11 de septiembre de 2008

Desde El Silencio


Desde el silencio podemos recuperar el sentido।

Dejar que las palabras se digan.

Suavizar el dolor que nos फक्टुरा.

Este tantas veces muro de mármol a que tiende

nuestro mundo.

Recuperar para no negociar más nuestra entrega

en el poema,

la prosa o lo que nos diga y nos haga gesto palpable

en la sonrisa de los sencillos.

Con Cariño Ale

Desde El Silencio Abismos en abismo

Me deslice por entre el corredor de mis lágrimas

Baje mi pie en la almohada de los encuentros

Y exclame entre el desierto que nos separa.

La textura del viento era la de un friso amanecer

O la de un ocre estarse en las tardes, del añorado otoño.

Vi mi rostro verdeado por el acostumbrado

silencio de los signos

Y en la bocanada de humo flotaba una noche

Los decirles de dos amores

Que se habían silenciado

Abismos sobre abismo

En la abisal espera del placentero

verano de los cuerpos

Buscando el desnudo en la carroza

que los pasaba a buscar

En la ojiva tormentosa del sin tiempo.

Tierno el trigo en la meseta de las hadas

Parturientas de lo nuevo.

El niño rió en el cuadro del sin sentido,

su manecita

abrevaba del húmedo césped.

Serás de nuevo en el abismo

Lo serás siempre

Ale 2005-05-19

Ausencias

Se han descolorado algunas impresiones
en el éter de tus extraños colapsos.
Es como si se hubieran amontonado de flores
que me habían eclipsado en el atardecer,
cuando era tiempo de silencios.

¿Dónde estas viejo aliento?
Sermón de sueños.
Musas olvidadas.
Tango de nuevo tu corazón en el mío,
cuando me ausento, cuando te ausentas
y me dejas tan frío
de encuentros.

Ausencias.
Ausencias, en la noche de los perros.
Y a la vez vestigios en la pizarra que abreva
del maestro forastero.
Hechura en la ausencia, en el tazón
de los sabios olvidados.

Ale 98.Alejandro delorenzi.


4 comentarios:

Viviana dijo...

Ojala todos los que nos encontremos en este lugar podamos expandir nuestras alas y volar, podamos dejar nuestro ser interior libre. Que sea un recreo para el alma en estos tiempos de cosas artificiales, exigencias y apremios y que podamos compartir nuestros silencios

Marina dijo...

Hola, Ale. Siento muy verdadero y muy intenso lo que escribís, hacía tiempo no te "escuchaba" =). Gracias por compartir el blog, algunos versos quedan resonando, calando hondo, dejándose estar ahí a ver qué traen... Un abrazo, nos vemos. Marina, de San Pablo.

Anónimo dijo...

Desde otro silencio me encanta lo que estas haciendo.

Nuria dijo...

Recordado Ale... todavía guardo tus poemas desde hace años! Te mando un beso enorme!